sábado, 3 de agosto de 2019

Crónica de la travesía Getaria-Zarautz 49





Como ya viene siendo tradición, un grupo de nadadores del CN Tizona se trasladó a tierras guipuzcoanas para participar en la Travesía Getaria-Zarautz, la más concurrida de todas las competiciones nacionales en aguas abiertas con 3 000 participantes, que llegaba en 2019 a la 49ª edición.


Los nadadores del Tizona que participaron fueron Daniel Martín Angulo, José Luis Pinto, Javier Rebé, Ana Rodríguez Morante, Mari Mar Rodríguez Nidáguila, Marcel Solà y Raúl Urbina, bien acompañados de Esther Losantos, siempre dispuesta a animar a sus compañeros de fatigas. Faltaban algunos de los clásicos. Por ejemplo, Antonio, que le asusta menos esto que las aguas del Cantábrico en esta competición en concreto:


Ahora en serio, obligaciones más importantes en su vida motivaron su ausencia, así que está disculpado.

El día previo fue de toma de contacto, con fotos de los participantes con la camiseta de nuestro querido equipo de baloncesto, el San Pablo Burgos. Abajo os dejamos unas cuantas de estas imágenes, pero comprenderéis que, de todas, destaquemos aquí una por encima de las demás:



El tiempo acompañaba y los ánimos estaban altos, así que dio para la foto de rigor a pie de plaza, cerca de la plaza Munoa, que es el epicentro de las actividades de la travesía. Todos sonrientes, como podéis apreciar.



Cogimos el autobús que nos llevaría al punto de salida en Getaria. Las caras seguían sonrientes, lo podéis ver, aunque siempre empieza a entrar ese "regustillo" en el estómago al pensar que todo ese camino hay que nadarlo de vuelta.



Al llegar, sufrimos el primer inconveniente: nuestro bar "oficial", ese en el que tomamos nuestro último café, en el que comemos la fruta que nos da el último chute de energía, estaba cerrado, así que lo hicimos en otro establecimiento cercano, más apagado y triste. Pero los ánimos seguían a tope.

Al llegar al puerto de Getaria, entra el proceso grande de vacío y nervios. Vacío, porque te quedas literalmente con lo puesto (en este caso, lo puesto es el bañador y el gorro y las gafas a buen recaudo). Nervios, porque la hora de salida se acerca.

Todos los nadadores del Tizona estábamos perfectamente organizados en ese momento: Dani, con gorro dorado; Mari Mar, con el gorro negro; José Luis, Javi, Marcel y Raúl, con el gorro blanco. Y luego estaba Ana, que tenía gorro amarillo, pero le correspondía el gorro negro, pero inicialmente le habían asignado gorro rojo, tenía dos números de dorsal que, por supuesto, no coincidían con el del registro en la mochila. Todo claro, vamos.


Llegó el momento de la salida y las cosas fueron cambiando. En principio, porque cada año hay más que palabras en los primeros metros. Este año, porque nuestros nadadores notaron magulladuras hasta en el carné de identidad no solo en la salida, sino en varios puntos del recorrido. Pero ese solamente fue el aperitivo: un mar que iba cabreándose por momentos dificultó como ningún año la travesía: fuerte oleaje de costado que complicaba mucho el avance y que motivó que más de uno se metiese buenas dosis de agua salada entre pecho y espalda, y otros tenían más sensación de mareo que en el puerto de La Brújula.

El oleaje en la llegada y cierto punto de resaca no puso las cosas mejor en la meta. Dependiendo de las ganas de cada uno, la marea, eso sí, permitió liberarse del agua y poder correr un poquito hasta la meta.


Pero, aunque con peores tiempos en general respecto a otros años, allí nos plantamos todos en la meta, con la sensación del deber cumplido y la satisfacción de haber conseguido, un año más, nuestro objetivo.

El regusto del salitre y los moretones fueron olvidados pronto con la comida con los compañeros. Un breve apunte: el vino que nos sirvieron era tan "bueno" que nadie se atrevió más allá del segundo sorbo.




El próximo año la Getaria-Zarautz cumplirá cincuenta esplendorosas ediciones, así que se espera que un buen número de tizoneros se animen a participar... siempre que no haya leones a la vista.

Os dejamos algunas fotos más del día previo:














martes, 16 de julio de 2019

Éxito con medallas en el Campeonato de España para el Club Natación Tizona




Los días 11 al 14 de julio de 2019 se celebró el Campeonato de España Máster de verano, en la piscina Sylvia Fontana de Tarragona.


El CN Tizona acudió con siete representantes: Álvaro de Frutos, Ángeles Fernández Lebrato, Rubén Gonzalo, Elena Heras, Javier López, Daniel Martín Angulo y Ana Rodríguez Morante.

La participación burgalesa se saldó con una magnífica participación, en la que se consiguieron cuatro medallas. Daniel Martín fue campeón de España por partida doble, consiguiendo un oro en los 100 y 200 espalda; Álvaro de Frutos consiguió la medalla de plata en los 200 mariposa, y, a título colectivo, el relevo masculino compuesto por Daniel Martín, Álvaro de Frutos, Javi López y Rubén Gonzalo consiguió la medalla de plata en el relevo 4x100 estilos.






Ana Rodríguez Morante logró un meritorio quinto puesto en los 200 estilos, Ángeles Fernández Lebrato también un quinto puesto en los 50 libres y Elena Heras fue sexta en los 50 mariposa. También se rozó la medalla con dos cuartos puestos en el relevo: el relevo mixto, compuesto por Daniel, Elena, Javier López y Ana, y el relevo mixto de 4x100 libre, nadado por Geles, Álvaro, Ana y Javi.





En definitiva, no hubo pulpo que consiguiera detener la potencia, fuerza y ganas de competir a nuestro equipo.

Con esta competición, el equipo burgalés cierra con broche de oro la temporada en piscina para abordar alguna competición en natación en aguas abiertas, como la 49.ª edición de la travesía Guetaria-Zarauz.










martes, 9 de julio de 2019

Presencia del CN Tizona en el Campeonato de España de Tarragona de 2019






Falta muy poco para la celebración del Campeonato de España Máster de verano, que se celebrará del 11 al 14 de julio en la piscina Sylvia Fontana de Tarragona, que fue sede de los Juegos del Mediterráneo de 2018.

Es un máster de récord, con 965 participantes de 145 clubes. Además de nadadores españoles, acudirán también deportistas de Rusia, Italia, Estonia y Polonia.

El CN Tizona acudirá con siete representantes, que competirán en las siguientes pruebas:

  • Álvaro de Frutos: 100 braza, 200 mariposa, 200 estilos y 400 estilos.
  • Ángeles Fernández Lebrato: 50 libre, 100 libre y 50 mariposa.
  • Rubén Gonzalo: 50 braza, 100 braza y 50 mariposa.
  • Elena Heras: 50 braza, 100 braza y 50 mariposa.
  • Javier López: 50 libre y 50 mariposa.
  • Daniel Martín Angulo: 100 espalda y 200 espalda.
  • Ana Rodríguez Morante: 50 libre, 50 braza, 50 mariposa y 200 estilos.
  • Relevos 4x100 estilos +160, 4x50 libre +160, 4x50 estilos +120 y 4x 100 estilos +120.

Nuestros nadadores cuentan con algunas posibilidades de medalla. Por ranking, tienen posibilidades Álvaro de Frutos, Javier López y Daniel Martín, así como Geles, que anda cerca en posiciones.

Lo que sí es seguro es que los miembros del club acuden con muchas ganas de realizar unas marcas excelentes y darán todo lo que tienen para dejar a Burgos en un buen lugar. Os iremos manteniendo informados de todo lo que acontezca en el campeonato.

Pueden consultarse la información sobre el campeonato y los resultados pinchando en este enlace.


jueves, 20 de junio de 2019

Un pulpo, un cubo de hielo y dos segundos puestos





Esta crónica se tenía que haber redactado mucho antes, pero el tiempo se echa encima y pasa lo que pasa (o lo que no pasa, vamos).

Por lo tanto, no vamos a decir que hace ya unas semanas, el día 1 de junio, se celebraba el VI Campeonato de Verano de natación máster en Valladolid (que también era la última prueba del Circuito Open Máster de Castilla y León). Tampoco diremos que obtuvimos la segunda clasificación por equipos, tanto en el campeonato como en el circuito castellano y leonés. Y, como no se trata de fardar, no mencionaremos las 60 medallas que sacamos en Valladolid (39 de oro, 16 de plata y 5 de bronce). O que, en la clasificación individual del circuito, tuvimos a cinco clasificados como campeones de su categoría: Ana Rodríguez Morante, Esther Losantos, Yiya Ayala, Javier López y Daniel Martín. Eso sí, aunque no hablamos de ello, dejemos caer algún registro gráfico:




El tiempo ha pasado y estamos casi en verano, así que dedicaremos unas líneas a hacer un pequeño balance (a nuestra manera, claro está) de la temporada tomando como referencia lo que vivimos en Valladolid. Y, como suele ser habitual, tomaremos las palabras de muchos de los miembros de club que, además de mover manos y pies, y de respirar de vez en cuando sacando la cabeza, también tenemos nuestro corazoncito.

¿En el equipo hay grandes campeones? Por supuesto. Basta mirar los medalleros y clasificaciones de los torneos para ver que tenemos auténticos atunes de lomos estupendos. Y es cierto, somos campeones porque nos tiramos a la piscina siempre con la intención de ser mejores. Algunos ganan y otros vencen sus limitaciones, sus miedos o esas barreras que la natación ha ayudado a derribar.



Para tirarse a la piscina, hay que ser muy valiente. Y, este año, hemos tenido magníficas incorporaciones que nos han demostrado esto con creces. Y no, nos referimos a que Yiya haga una salida nula en los 800 libres o que Javito en Valladolid le dé, precisamente, por "hacer un Marcel". Nos referimos a todos aquellas personas tan valientes como para competir por primera vez en su vida.

La pregunta sería: ¿por qué lo hacen? ¿por qué lo hacemos? Porque los nervios antes de tirarse a la piscina se compensan cuando uno toca la pared y sus fantasmas desaparecen. Porque existe piscina dentro y existe, en nuestro equipo, piscina fuera, que son charlas, comidas, risas y confidencias. 


Pero tampoco nos pongamos moñas, que el público está ávido de de anécdotas divertidas. Pongamos algunos ejemplos. Como el de Román, que, igual que los pistoleros del salvaje oeste primero disparaban y luego preguntaban, el se tira a la piscina y, después de un buen trecho, descubre a qué estilo se hace la serie. O la ya mencionada salida-deslizamiento de Javito, que casi se repite otra vez. ¿Qué vas a hacer un nulo en la salida? Seguid la técnica de Ana Juarros: haced "un mátrix" para ralentizar la velocidad y pegad un pequeño grito para despistar a los jueces.

¿Quién dijo que nadar fuera cansado? Pues Álvaro, sin más lejos, que no estaba en la cámara de salidas de los 100 mariposa... porque estaba todavía saliendo del agua después de haber competido el relevo mixto de estilos. 

Si tuviésemos un protagonista que nos ha dado que hablar durante la temporada, ha sido este:


El que no conoce al señor Pulpo es que no ha nadado. Uno va tan fresco, más alegre que unas castañuelas, que si brazada por allí, que si patada por allí... y llega él y se acaban todas las risas, toda la alegría, toda la rapidez. Quieres ir hacia delante y te retiene, se pega a ti más que el Jammer y quiere llevarte hacia el abismo. ¿Quién no ha tenido un pulpo en su vida de nadador?

Este es el protagonista "animado", pero en Valladolid tuvimos un objeto que nos acompañó en los mejores momentos. 


Fijaos bien, amigas y amigos. Si el pulpo es nuestro enemigo, un cubo lleno de hielos plagadito de Radler fue nuestro mejor aliado para combatir el calor que hacía en la capital vallisoletana. Y, disfrutando de la sombra y de los buenos amigos, disfrutamos de una comida campestre con mucho gazpacho, tortilla, mil y una galletas... y cerveza Radler.

La entrada sería muy larga si contásemos todos los detalles de la historia. Solamente diremos que hay testimonio en forma de imágenes de los "culpables", que deambulaban como zombis en un supermercado próximo en su busca:



Durante ese descanso entre la jornada de mañana y la de tarde, nos dio tiempo a comer, a charlar, a echar la siesta...




Y, desde luego, no diremos que algunos aprovecharon para dar rienda sueltas a las confidencias y otras (lástima no tener foto), se escaparon a tomar un café para despejarse. Lo que no sabemos es si el chorrito de Baylis cuenta como sustancia dopante o solo era estimulante.

Después de la jornada de tarde, aprovechamos para saborear la última cervecita del día. Y gracias a Yija, nos aprendimos todos los pueblos de la provincia.


Acabaremos esta crónica volviendo a la seriedad para demostrar que, además de grandísimos deportistas, somos personas formales. Hay varias palabras que nos han ido transmitiendo todos los socios: equipo, unidad, convivencia, superación... En definitiva, que nadar es todo lo que ocurre dentro del agua, con pulpo incluido, y todo lo que ocurre fuera de ella, con cubo de hielos para guardar bien fresquitas todas las buenas sensaciones que nos llevamos a casa después de un buen entreno y una buena competición.

¡Ah, se nos olvidaba! Me piden algunas de las personas que se han incorporado al club este año que demos las gracias en su nombre. La verdad es que las gracias se las deberíamos dar a todos los nuevos por hacer de este equipo algo más grande. Pero, como a veces se nos olvida, creo que tenemos que mandar un abrazo muy grande a todos los entrenadores, por sus ánimos, su paciencia y su excelente trabajo.

Y no, esta crónica no es el fin de la temporada. Queda todavía el Campeonato de España de Tarragona en julio, la presencia en las piscinas del Plantío para colaborar con la campaña contra la esclerosis múltiple, la Getaria-Zarautz el día 21 de julio... y alguna travesía más. Hasta entonces... ¡menos pulpo y más Radler!



miércoles, 19 de junio de 2019

Participación del CN Tizona en la MDKswim 2019







Cuatro nadadores del CN Tizona se desplazaron a tierras vizcaínas para disputar la travesía MDKswin, que recorre los 2500 m que separan el puerto de Bermeo de Mundaka.


María Calleja, Antonio Esteban, Sara Fernández y Mari Mar Rodríguez fueron nuestros representantes, que se lanzaron a las frías aguas del Cantábrico vestidos con su neopreno y cargados de ilusión en la prueba.



La prueba, con un total de 385 participantes, tuvo a Sara como 6ª clasificada femenina (28ª en la general), Antonio como 40º clasificado masculino (52º en la general), Mari Mar, 10ª clasificada femenina (65ª en la general) y María, 17ª clasificada femenina (135ª en la general).

Fue una carrera muy rápida (el ganador rebajó su propia marca de 2018 en 39 segundos), la primera chica llegó a más de tres minutos de diferencia de las cinco siguientes... 




Según nos cuentan nuestros compañeros, los 2.500 metros, que trazan una preciosa línea recta en Google Maps, se convierten en unos cuantos más por los vericuetos que hay que nadar, a juzgar por las indicaciones de las embarcaciones de apoyo y la estela que dejaban los nadadores que iban en cabeza.

Los seguidores de este blog ya saben que los deportistas de nuestro club no tienen como única meta el reto deportivo. Por esa razón, María y Antonio decidieron, en plena travesía, disfrutar del paisaje y de la bella panorámica. Para ello, decidieron pararse, relajarse, quitarse las gafas, paladear la naturaleza... Ellos nos dicen que si es que eran gafas nuevas, que es que se me mete agua, que si se me ha metido crema en el ojo... (María, de hecho, logró salir en casi todas las fotos de después haciendo guiños a diestro y siniestro).

Tendremos que preguntar a Iker Jiménez por algunos de los grandes misterios de la humanidad y de la inmensidad del mar. ¿Cómo es posible, se pregunta Sara, que durante toda la travesía tuviese siempre algún nadador encima? Los embotellamientos en las zonas de paso de las boyas son otro de esos grandes misterios. El club propondrá a los organizadores para ediciones sucesivas que implanten un sistema análogo al de Madrid Central, que tan buen resultado está dando en la capital.

En cuanto a sensaciones, están repartidas en dos bandos. El de María y Antonio, que no se sintieron bien por los contratiempos surgidos a lo largo de la carrera. Y el de Mari Mar y Sara, que se sintieron bien, aunque magulladas por los golpes recibidos. Que ya sabemos que el agua es muy limpia, pero parece que en las travesías a veces es necesaria la sal para curar las heridas.

Nos vemos obligados a dedicar un cariñoso párrafo a Antonio. Su cara cuando se enteró de que Sara le había sacado casi dos minutos debió de ser un poema (como aquella vez en la Getaria-Zarautz que se quedó sin el gorro negro). Se habla ya de la maldición de los Fernández, ya que Víctor también le sacó una ventajita similar en una travesía anterior.

Pero no hagamos sangre. Como hemos dicho, en este club nadamos, pero NADA es más importante que pasar un rato entre amigos y compañeros, comer, beber alguna caña y relajarse en la plaza para terminar (casi) la temporada. 











martes, 30 de abril de 2019

Oro para Mari Mar Rodríguez, bronce para Esther Losantos y dos bronces en el relevo 4x200 en el Campeonato de España de Fondo



Los días 26, 27 y 28 se celebró en el precioso complejo deportivo de Mendizorrotza en Vitoria el II Campeonato de España de Fondo Máster, en el que participó nuestro club con 14 nadadores.

Participantes en el 1500 (falta Paula Carranza)


Nuestros nadadores comenzaron compitiendo el día 27 en el 1500. Sara Fernández obtuvo el 4º puesto, Paula Carranza el 7º, Álvaro de Frutos el 10ª, Raúl Urbina el 24º y José Luis Pinto el 27º.

La jornada continuó con los relevos 4x200 libres, en el que el CN Tizona competía en las categorías de +120, +160 y +200. En una competición muy disputada y llena de récords de España (e incluso un récord del mundo), los nadadores de las categorías +120 (Esther Losansos, Álvaro de Frutos, Sara Fernández y Daniel Martín) y +200 (Geles Fernández, José Luis Pinto, Yiya Ayala y Marcel Solá) consiguieron la medalla de bronce, mientras que los componentes del relevo +160  (María Calleja, Rubén Gonzalo, Elena Heras y Raúl Urbina quedaron en el noveno puesto.

Equipo del relevo +120, medalla de bronce

Equipo del relevo +200, medalla de bronce

Equipo del relevo +160, noveno puesto


Nadadores del 800 libres

El día 28, continuó la competición con la prueba de los 800 metros libres, en la que brillaron con luz propia Mari Mar Rodríguez Nidáguila (campeona de España, medalla de oro) y Esther Losantos (medalla de bronce). Geles Fernández y Dani Martín quedaron en 4ª posición, María Calleja 6ª, Elena Heras y Paula Carranza octavas, Álvaro de Frutos 9ª y Marcel Solà 17º.

Mari Mar, campeona de España. Esther, bronce


Nuestros nadadores consiguieron una excelente octava posición entre los 79 equipos participantes.



Echamos mucho en falta a nuestro compañero Luis Carranza, que no pudo acudir al campeonato.













viernes, 19 de abril de 2019

Somos uno (La otra crónica del Trofeo Tizona)




Esta, queridos compañeros, queridas compañeras, es la otra crónica del Trofeo Tizona que se celebró el pasado 13 de abril (aquí podéis leer un relato más serio de la jornada). 

El Club Natación Tizona está compuesto por más de cuarenta integrantes, pero nuestra mayor virtud es que, al margen de individualidades excelentes, funcionamos como si fuésemos uno.

Por ejemplo destacamos por nuestra seriedad y solidaridad con los compañeros. Sabedores de que uno nuestros nadadores más queridos (vamos a llamarle, por ejemplo, Marcel) tuvo una salida "rara" en una competición pasada, todo el equipo estaba pendiente de cómo se impulsaba en el poyete y de su entrada en el agua. La cosa no salió tan bien como se esperaba, y todos emitimos un ¡ohhhh! lleno de pena y congoja. No se oyó ni una sola risa en todo el recinto ni le fue recordado este trance tan difícil en toda la celebración posterior.

Otro pequeño detalle revelador: si un compañero (vamos a poner un nombre al azar... Eduardo) ha ido con el tiempo justo a la competición y ha tenido que ir a una cadena de tiendas deportivas a comprarse un bañador a última hora, sus compañeras, al salir de la cena, le dedican toda una serie de cumplidos sobre la manera de ajustarse la prenda como una segunda piel. Ni un comentario jocoso, ni una palabra fuera de tono.

Ya en serio, estas son anécdotas mínimas de algo mucho más grande: la alegría y la ilusión que tienen los integrantes de nuestro club. Todos dimos lo mejor de nosotros mismos para conseguir buenos resultados para el equipo.





Pero somos uno por muchas más razones: somos uno junto con todos los amigos que vienen a Burgos para competir cada año en nuestra fiesta de la natación desde Aranjuez, desde Alcobendas, desde Leganés, desde Zamora, desde Valladolid, desde León, desde Palencia, desde Benavente, desde Asturias. En total, 96 nadadores que hicieron del sábado una auténtica fiesta del deporte.




Somos uno en la piscina y en las gradas, con muchos amigos y familiares animando o realizando otras muchas labores indispensables para que todo salga a la perfección.



Somos uno, aunque seamos muy diferentes, tengamos la edad que tengamos. Y hay personas que demuestran cada día que la natación no es solo un magnífico deporte, sino que también se convierte en una manera de entender la vida.


Somos uno, en los momentos de alegría y en los momentos de concentración:





 Y somos uno, pero siempre distintos. Nos gusta cambiar, pero siempre dentro de una exquisita discreción.

 



A veces, somos uno de una manera tan extrema que, después de una empanada contundente, nos intercambiamos y nos confundimos. Porque sabemos ponernos en el lugar del otro:





Y se nos olvidaba una cosa, la más importante. El pasado sábado, más que nunca en la historia del club, somos-fuimos uno. Todos nos sentimos más unidos que nunca gracias a nuestro querido Raúl Garrido. Fueron uno con él todos los valientes que nadaron el 200 mariposa, fuimos uno todos los que le dedicamos un homenaje divertido y lleno de sonrisas con 8x25 de mariposa por relevos. El testigo fue una camiseta con tu nombre, que demostraba que todos te llevamos, querido Raúl, muy cerca de nuestra piel.

Esta ha sido la otra crónica. Y acabamos con una fotografía en la que todos somos uno.